“Canteca de Macao” no es más que un juego de palabras que nos evoca la imagen de la manteca de cacao, también conocida bajo el nombre de las marcas que la comercializan en España: Nocilla, Nutella, etc. La manteca de cacao es el producto estrella del capricho de los niños que, supuestamente, deben tomar alimentos sanos y naturales que les aporten vitaminas y minerales suficientes para su óptimo desarrollo pero, sin embargo, la manteca de cacao que compramos en los supermercados y que podría ser totalmente natural, no es más que un ejemplo vivo de lo que nuestra sociedad hace con los productos que nos da la tierra: someterlos a diferentes procesos para ganar más en menos tiempo. Por eso “Canteca de Macao”  es un grito a la esperanza, una mirada sincera que desea que las nuevas generaciones respeten más a la naturaleza, respeten más nuestro ecosistema y cuiden más nuestro planeta, en todos los sentidos, de lo que lo hemos hecho nosotros.

Educando en Valores

Un experto psicopedagogo estadounidense junto a su equipo de educadores y psicólogos, lleva años analizando el comportamiento de los más pequeños en relación con su personalidad a edades más maduras: adolescencia e inicio de madurez en la mayor parte de los casos. Y se ha podido demostrar que los  niños y niñas que, dentro del conjunto de educación en valores que suele recibirse por parte de toda la sociedad (colegio, familia, amigos, resto de niños…), aprenden a respetar la naturaleza de manera lúdica, consiguen mayores efectos positivos que intentando concienciar a la sociedad a edades más avanzadas.

Lógicamente, a una niña de tres años no puedes ponerle un vídeo sobre polución ni un documental y, a veces, incluso por mucho que le expliquemos la importancia de reciclar o de no tirar papeles al suelo no terminan de comprenderla. Lo más normal es que copien la conducta de sus padres y su entorno sin ser demasiado conscientes de lo que eso significa. Así, con suerte, si la familia es respetuosa con el medio ambiente, la niña también lo será, pero no porque sepa lo que eso significa sino porque si ve que su padre tira los papeles a la papelera, ella copiará esa conducta.

Ahora bien, se ha comprobado que si mediante el juego y el ocio se intenta explicar a los más pequeños lo que es la naturaleza y lo que significa para nosotros, la respuesta es totalmente diferente, y no sólo adoptarán posturas respetuosas con el medio ambiente sino que sus conductas se convertirán en una filosofía de vida que mantendrán en su adolescencia y madurez.

Juegos para concienciar a niños en la primera etapa educativa (0-3 y de 3-6 años)

Cuentos: Los cuentos son perfectos para lograr este objetivo pero hay que ser consciente del tipo de cuento que podemos escoger para unos y otros dependiendo de su edad. Lógicamente, por muchos cuentos que les narremos a los niños menores de dos o tres años, no vamos a conseguir que comprendan demasiado de la historia, pero sí podemos narrarles el cuento acompañándolo con láminas de dibujos y demás imágenes. Al principio sólo les llamarán la atención por sus colores y luego, poco a poco, irán comprendiendo qué hay en la imagen. Al final, los pequeños asocian las imágenes a la historia de modo que, si ambos factores guardan relación con la naturaleza (imagen de bosques mágicos, campos de cultivo, etc.) acabarán por identificarla con algo positivo.

Obras de Teatro: A todos los padres, cuando llega el fin de curso, les gusta ver a sus hijos disfrazados encima de un escenario y contando una bonita historia donde, si además, son protagonistas o tienen un papel especial, acabarán con un charquero de babas. Entonces ¿por qué no utilizar ese montaje para mostrarles la importancia de cuidar el planeta? Podemos convertir a los niños en árboles, flores, animales e incluso en superhéroes que protegen la naturaleza. Disfraces encontraremos a patadas, en  La Casa de Disfraces, por ejemplo, podemos comprar casi de cualquier temática, y la historia puede ser fantástica (con flores que hablan y hadas o duendes) o realista (con niños que defienden al bosque).

Películas y Dibujos Animados: En esto los asiáticos nos llevan ventaja, no sólo por conseguir crear un mundo donde la naturaleza se personifica: cada piedra, cada árbol tiene vida. Sino porque además, por su cultura, dan a la naturaleza en sí una apariencia y un nombre (normalmente son deidades) como ocurre en películas afamadas como “La Princesa Mononoke”, “El Viaje de Chiriro” o “El Castillo Ambulante”. Pero  en el mundo occidental también podemos encontrar algunas bastante buenas, y más infantiles, como “Minúsculos: el Valle de las Hormigas Perdidas”, “Wall-E” o “El Bosque Animado”.

El escándalo de la emisión de gases de Volkswagen

No sé si estáis de acuerdo conmigo, pero la crisis nos está convirtiendo en personas más exigentes en todos los sentidos y mucho más concienciadas con nuestro entorno, queremos cuidar nuestro planeta y rechazamos prácticas como el escándalo de la emisión de gases de Volkswagen. Sin ir más lejos, ya no nos vale el desfalco de los políticos porque el dinero del Estado pensábamos que no es de nadie, ahora somos conscientes de que el Estado es de todos los que aportamos algo con nuestros impuestos y no queremos que nadie nos robe. Asimismo, buscamos siempre los mejores precios también. Ahora nos decantamos por la compra online para ahorrarnos intermediarios y no regalar nada del dinero que en plena crisis nos cuesta tanto ganar. Yo misma estoy amueblando la casa gracias a una tienda online donde venden piezas de calidad y a precio casi de fabricante: Dismobel.

Me recomendó una amiga que visitase esta página y la verdad es que estoy encantada, ya que tienen un amplio catálogo con las últimas tendencias en muebles y decoración con lo que logran que tu hogar tenga un estilo y una personalidad propia. Además, han sabido adaptarse a los nuevos tiempos, pero productos están más que avalados por una experiencia que está por encima del medio siglo de recorrido dentro del sector del hábitat, la distribución de muebles de las mejores marcas y la fabricación de los mismos a medida. Tienen los mejores precios en muebles de salón, dormitorios, sillas y mesas de comedor, habitaciones infantiles y juveniles y en toda su sección de productos de descanso. Y se comprometen a que si sus clientes encuentran el precio más bajo, ellos lo igualan y les regalan el 40 por ciento de la diferencia, así como un 10 por ciento de descuento en su próxima compra.

Y esto es lo que buscamos. Comprar calidad y que no nos engañen, como sí ocurrió con los coches salidos de la Volkswagen, como comentábamos más arriba. El corresponsal de Economía en Alemania para The New York Times, Jack Ewing, ha escrito un libro, El escándalo de Volkswagen, describiendo justo toda esta historia que os voy a contar resumida, desde el ascenso a la caída de este grupo, desde sus inicios durante los años del nazismo como el emblemático coche del pueblo (que es lo que significa su  nombre en alemán) hasta llegar a convertirse en una de las compañías de mayor prestigio a nivel mundial. Durante toda su historia fue sinónimo de calidad, fiabilidad, tecnología punta y presumió de ser respetuosa con el medio ambiente e impulsar la economía alemana.

A mediados de 2015, Volkswagen alcanzó su gran objetivo: superar a Toyota como el mayor fabricante de automóviles del mundo. Unos meses después, la Agencia de Protección Ambiental estadounidense desveló que la compañía alemana había instalado en once millones de coches un software que burlaba los mecanismos de pruebas de emisiones.

El origen

La historia se remonta a 2009, cuando los ingenieros de la empresa alemana se dieron cuenta de que el motor diésel que habían desarrollado con un alto coste para competir con los japoneses no respetaba la promesa de cumplir con los estándares de emisiones. Por tanto, tenían dos opciones: confesar el fracaso o cometer un delito. Y así es cómo se fraguó el engaño entre los directivos de la compañía que vieron evaporarse los objetivos de ventas que se habían fijado, y con ellos, también sus primas.

Según Ewing, muchos  desarrolladores  de  motores  lamentaban  entre  sí  la  normativa  de  calidad  del  aire que, según su punto de vista, se estaba volviendo imposible de cumplir. Se presionaba a las empresas  de  coches  para  que  redujeran  las  emisiones de  dióxido  de  carbono  para  ayudar  a disminuir  el  calentamiento  global.  Según  los  ingenieros  alemanes, los  motores  diésel,  con  una combustión eficaz, eran una forma prometedora de luchar contra el cambio climático; y, sin embargo,  la  normativa  también  obligaba  a  los  fabricantes  de  automóviles  a  seguir  reduciendo  el subproducto  más  problemático  del  diésel:  los  óxidos  de  nitrógeno. Los  dos  objetivos,  menos dióxido  de  carbono  y  menos  óxidos  de  nitrógeno,  entraban  en  conflicto  y  ambos  eran difíciles  de  compaginar  con  las  demandas  del  mercado. Los  clientes  querían  coches  que fueran  divertidos  de  conducir  y  a  pocos  les  importaba  el  tipo  de  sistema  de  emisiones  que tuvieran.

Así, entre  2009  y  2015  la  compañía  había  vendido  11  millones  de  coches  con  software diseñado para  engañar  a  la  policía  de  las  emisiones.  Eso  incluía  casi  600.000  coches  en Estados Unidos, 2,8 millones en Alemania y 1,2 millones en Reino Unido. Era el equivalente, en el mundo de la automoción, de Enron, la empresa energética tiempo atrás admirada que fracasó en 2001. Si  en  ese  momento  Volkswagen  hubiera  sido  honesta  y  hubiera  admitido  que  sus vehículos   diésel   de   Estados   Unidos   estaban   programados   para   saltarse   la   normativa   de emisiones, el  daño  a  la  reputación  y  la  economía  de  la  empresa  tal vez  hubiera  sido  grave, pero  no  de  una  manera  tan  devastadora  como  al  final  resultó  ser. Según  otros  casos similares, Volkswagen habría tenido que pagar una multa de cientos de millones de dólares, o tal vez  solo  de  decenas  de  millones.  Se  habría  llegado a  un  acuerdo  con  la  EPA  para  llamar  a revisión  a  todos  los  coches  y  hacer  que  cumplieran  lo  más  posible  la  normativa  de  aire  limpio, quizá  sin  admitir  de  forma  explícita  el  fraude.  El  público  general  no  habría  sabido  nada  del problema hasta que se anunciasen el acuerdo y la llamada a revisión, como suele ocurrir en estos  casos.  Tras  unos  días  de  mala  prensa,  es  probable  que  los  medios  de  comunicación hubieran seguido adelante.

En  comparación  con  los  escándalos  de  la  banca,  que  a  veces  generaban  unas  primas  de decenas de millones de dólares o euros para sus responsables, el beneficio adicional generado por  el  fraude  de  las  emisiones  no  fue  a  parar  a  ninguna  de  las  personas  directamente responsables.  Estaba  motivado  por  algo  más  que  por  el  dinero.  El  misterio  era  por  qué  las personas  responsables  estaban  dispuestas  a  correr  un  riesgo  tan  enorme  por  una  ganancia  tan ínfima. En  el  fondo, según cuenta este periodista, la  responsabilidad  del  escándalo  y  de  la  respuesta  de  Volkswagen  es  de  los accionistas  mayoritarios,  las  familias  Porsche y  Piëch,  quienes  poseen  la  mayoría  de  las acciones   con   derecho   a   voto   y   pueden   controlar   la   reunión   anual,   si   bien   solo   con   el consentimiento del estado de Baja Sajonia.

A raíz del amaño, los consumidores, ahora más responsables, se indignaron, los inversores entraron en pánico, la imagen de la marca quedó dañada para siempre y la empresa, avergonzada, se enfrentó a la bancarrota. A principios de 2017, Volkswagen acordó con las entidades reguladoras de Estados Unidos y con los propietarios de los vehículos una indemnización millonaria. Aunque todavía está por ver el alcance final del engaño.

Instalación de un aire acondicionado

La ola de calor que está viviendo España está provocando que el número de instalaciones de aire acondicionado se disparen. Vamos, que en pleno mes de junio, estas empresas están haciendo su agosto. Lo que ocurre es que a mí siempre me surge la misma pregunta, ¿contamina mucho el poner un aire acondicionado? Si os soy sincero, hace un par de años, yo lo puse en mi casa, gracias a Ecocima, una de las mejores empresas, y ahora estoy muy bien. Sobre todo lo hizo por mi bebé, que el pobre no podía soportar esas temperaturas.

Hay muchas noticias en Internet que dicen que el aire acondicionado ya contamina más que las calefacciones, pero yo no me lo acabo de creer, ya que se produce una contaminación directa que es la producida por los propios aparatos de aire acondicionado y es que los gases refrigerantes que necesitan para ejercer su función correctamente, tienen un impacto negativo en la capa de ozono. Yo lo que pienso es que hace años puede que sí, pero ahora mismo, los avances son muchos, y no creo que contamina mucho. Es más, esta empresa que me lo puso, me comentó que el modelo que me ponía era ecológico y que consumía muy poco.

Por ello es tan importante la innovación en este sector y la renovación de los aparatos antiguos, ya que con nuevos aparatos se consigue climatizar adecuadamente con un menor consumo eléctrico y además los gases refrigerantes que incorporan son ahora menos dañinos.

¿Y en invierno?

Pienso en los inviernos. Y en ese momento enfriar una habitación siempre es más eficiente que subir la temperatura, pues se requiere mucha menos energía para ello. De hecho, según datos del IDAE, casi un 50% menos: por cada grado que se reduce en la calefacción el ahorro es del 7%. En este sentido las cifras son tan altas que de acuerdo con datos del satélite ambiental Envisat de la Agencia Espacial Europea la mitad de las emisiones de CO2 en Europa son producidas por los sistemas de calefacción que utilizan fuentes de energía (gas, carbón y electricidad) más contaminantes que el aire acondicionado (solo electricidad). Por eso no creo que el aire sea tan malo.

Otros efectos

Otra cuestión es cómo utilizamos el aire para nuestra salud. Ahí sí que estoy de acuerdo, que muchas veces es el culpable de muchas enfermedades. Sin ir más lejos, en un trabajo en el que yo estuve me cogí casi una pulmonía en agosto por culpa del aire. Seguro que esta imagen te suena. Llegas tú a la oficina y pones la temperatura más alta, llego otro compañero y pone el aire a tope, y así con todos. Y claro, no es lo mismo que el chorro te pille justo debajo, que te dé una leve ráfaga, que hace que la tarde se pase de una forma más amena.

Lo que está claro es que esto del aire acondicionado es un tema que hay que analizar, y si quieres poner uno, tienes que saber sus pros y contras.

¿Contamina la explotación de pizarra?

Es la gran pregunta que se hace la gente. ¿Es contaminante la explotación de pizarra? Pues como en botica hay de todo. Yo estoy interesado en el tema y por eso he leído bastante. Por ejemplo, la profesora de la Universidad de León Marta Menéndez aseguró en una conferencia en la que estuve que falta de planificación en la explotación de canteras de pizarra ha generado verdaderas cantidades de residuos y material válido y de mucha calidad pero, en este momento, es inviable totalmente poder reutilizarlo.

Esta profesora  nos contó durante el seminario “Generación, gestión y valorización de residuos mineros” que la Universidad de León está empezando a investigar sobre los residuos mineros que se generan en las canteras de pizarra, y de los primeros resultados se desprende que el problema principal es el volumen excesivo de material estéril que se produce. Y puso un ejemplo muy claro. Por cada tonelada de fabricación de pizarra que se obtiene se pueden estar generando entre 7 y 25 toneladas de material estéril, dependiendo de zonas y de calidades. Afortunadamente para zonas como León, la exportación ha aumentado.

Por eso es de vital importancia que las empresas que se dedican a este sector tengan conciencia ecológica. Una de ellas es Ardoises Despagne, que desde el primer día ha entendido el mensaje. De esta manera, los bloques de pizarra son extraídos de la cantera con ayuda de explosivos y actualmente cortados con hilo diamantado, para luego ser transportados en camiones a las naves de elaboración.

Planificación

La pizarra de esta empresa está extraída y elaborada a partir de los mejores yacimientos y puede ser adaptada a todo tipo de aplicaciones o prescripciones. No en vano se distribuye a más de 20 países del mundo. Ellos saben qué con los residuos ya que son un problema muy difícil de gestionar. Pues debe existir una planificación en la ingeniería de la explotación de la pizarra, con un proyecto de investigación, ya que a veces ocurre que canteras en las que el material estéril se tira encima de la pizarra. Pero aquí no es así.

El coste de este tipo de material para el valor que tiene su aprovechamiento no es suficiente para poder sacarlo de la cantera, no compensa. En este sentido, la profesora dijo que, en la actualidad, los residuos que generan la extracción de pizarra, que no contaminan y no son dañinos, van a escombreras, y indicó que lo que se exige desde el punto de vista normativo es la rehabilitación de esos espacios, su reforestación o revegetación.

Responsabilidad

Volviendo a la pregunta del principio, ¿contamina o no? Pues está claro. Depende, si las empresas siguen las normas y los protocolos no tendrían que haber ningún problema. Sin embargo, si no se tiene conciencia ecológica, pues como pasa siempre, se pueden cometer verdaderas barbaridades. Un estudio dijo que la extracción del gas de esquisto o de pizarra aumenta el riesgo de contaminación del agua potable con metano. Los investigadores encontraron, como promedio, concentraciones de metano 17 veces superiores a lo normal en las muestras tomadas cerca de los sitios de perforación.

Como puedes ver, estoy metido en el tema, por eso me gusta hablar desde los dos puntos de vista. Y tú, ¿qué opinas?

Las Renovables, un fantasma en España

Mientras que Alemania se despide de la energía nuclear y apuesta por la eólica y solar, en España seguimos desaprovechando los rayos que la gran estrella nos regala. Somos uno de los países que más horas de sol acumulan al año y, sin embargo, también somos uno de los países que más desaprovechamos la energía solar. Curioso ¿no? No tanto si nos planteamos los motivos o, más bien, quién elige los motivos.

Atrás quedaron las aspiraciones de nuestro país en 2007 y 2008, años en los que pretendíamos ser líderes en renovables a nivel mundial, pero el marco legislativo ha ido dificultando el acceso al mercado de los pequeños y medianos productores, además de frenar el autoconsumo.

Algunos autoconsumidores de energía fotovoltaica critican el “impuesto al sol” del Real Decreto de Autoconsumo pero, aun así, defienden la autoproducción, tanto por concienciación medioambiental como por la satisfacción de conseguir quitar poder a las grandes cinco empresas eléctricas españolas, ya que, según ellos, la energía puede y debe estar en manos de los ciudadanos.

Pero hace menos de un mes, en la subasta de las renovables, la energía solar quedó olvidada por completo. La razón se encuentra en  una ley que favorece a las energías con más horas de recurso disponible y funcionamiento, algo que para la Unión Española Fotovoltáica, UNEF, es discriminatorio

La asociación (UNEF), reclama ahora que se adopte como medida cautelar urgente la suspensión de la resolución del Ministerio de Energía que fijó el procedimiento y las reglas de la subasta, pero por ahora parece que lo firmado sigue adelante.

Empresas como Eficiencia-V, pionera y referente en el sector de las energías renovables en España, aseguran que, a pesar de todo, el sistema de autoconsumo fotovoltaico merece la pena y aporta un valor añadido a nuestras viviendas, ya que aseguran que el ahorro en los hogares que recurren a esta energía ronda el 30% de la factura, “aunque si el Gobierno apoyara en lugar de entorpecer, el ahorro sería mayor y España se convertiría en un referente en el Cambio Climático”.

El techo solar de Tesla

Resistentes y con apariencia de teja, así es el techo solar con el que Tesla quiere llevar a los hogares hasta la cumbre del ahorro eléctrico y aprovechamiento de energía solar, aunque ese “impuesto al sol” del que hablábamos antes, complica un poco su llegada a España. La idea es crear tejas solares que superen al concepto de paneles que hay ahora mismo en nuestra sociedad y, así, visualmente será imperceptible pero la función que harán en la vivienda podría llevar a una familia media a poder olvidarse de la factura de la luz.

Las tejas empezarán a implantarse en Estados Unidos. Ya veremos cuando podemos tenerlas aquí en España. El problema en nuestro país no es ni por falta de infraestructura, ni por falta de usuarios, ni por falta de materia prima porque sol, precisamente, no nos falta. Nuestro problema es, y siempre será, económico.

Necesitamos una efectiva integración de las fotovoltaicas en el mercado de energías pero eso conllevaría una disrupción en los mercados eléctricos tal y como están concebidos actualmente y, obviamente, no interesa (a unos cuantos).

Y es que las fuentes de energía renovables consiguen el efecto de que cuanta más energía de este tipo entra, más se reduce el precio, por lo que ningún alto cargo hidroeléctrico favorece su entrada.

Las enfermedades renales crecen por culpa de la contaminación

Cada día nuestra sociedad es más consciente del peligro de la contaminación, tanto para el planeta como para nosotros mismos, pero los estudios de los expertos no hacen más que confirmar dichos pensamientos con resultados como los que se han ofrecido recientemente en unos análisis que se realización en China, uno de los países más contaminados del mundo.

La prevalencia de la glomerulonefritis membranosa ha crecido en China a un ritmo de un 13% anual en la última década por culpa de la contaminación atmosférica. No en vano hay profesionales que ya alzan la voz alertando de que la contaminación es mortal para el ser humano. De hecho, es la causante de la muerte de más de 25.000 personas solo en nuestro país y según la OCDE, la cifra global de muertes prematuras por contaminación se duplicará o incluso triplicará para el año 2016, al menos de mantenerse la tendencia actual.

La Universidad Médica Meridional en Cantón (China) asegura que el incremento en ese país asiático de las enfermedades renales se asocia muy estrechamente con la distribución de las partículas contaminadas en suspensión que respira diariamente su población al estar presentes en el aire. Y, por ende, estas enfermedades renales parecen estar más presentes en las regiones con niveles más elevados de contaminación del aire.

La Asociación Andaluza de Urología ya está valorando el informe de la Universidad China, y aunque aún no ha emitido ningún comunicado, sí se ha mostrado preocupada por el impacto que tiene la contaminación en la salud individual de las personas.

Cuidado con el agua

Pero la contaminación para nuestros riñones no sólo puede venir del aire, el agua que bebemos también es causante de un gran número de cólicos nefríticos. De hecho, al respecto hay muchísimos expertos que se posicionan a favor y en contra de beber agua de grifo, precisamente por culpa de esa contaminación, pero también por culpa del cloro.

El agua del grifo llega hasta nuestras casas tratada con cloro para evitar la proliferación de bacterias en su interior. Algunos expertos dudan de la calidad de los manantiales de origen del agua, ya que aseguran que están altamente contaminados por microorganismos procedentes de actividades ganaderas o fauna salvaje, así como por filtraciones de químicos procedentes del abonado de los campos.

Por otro lado, el agua de grifo no es un medio inerte ni muerto, tiene numerosos microorganismos que son más o menos resistentes a ese cloro y que también pueden dañar nuestros riñones.

Sea como sea, tanto si el problema viene del agua como si viene del aire, lo único que podemos sacar en claro es que la contaminación está afectando a nuestros riñones y a nuestra salud en general. Una muestra más de lo nociva que puede llegar a ser para nosotros y de lo importante que es poner remedio desde ya a este problema medioambiental.

Cítricos y bolsas biodegradables

Ser ecológico y promover la conciencia no contaminante está de moda, y por eso muchas empresas promocionan actuaciones medioambientales con el fin de crearse una buena imagen corporativa o mejorar la ya existente. Sin embargo, muchas de esas compañías ponen en marcha una campaña medioambiental que tras publicitarla y promocionarla en los medios para que toda la sociedad esté al tanto y, una vez terminada, se olvidan del tema dejándolo escondido en un cajón del escritorio del director del departamento de comunicación, algo que deja mucho que desear.

Ahora bien, esas empresas son fácilmente reconocibles porque las recuerdas por una campaña concreta y cuando vas a buscar información sobre ellas, años después, lo único que encuentras al respecto son las notas de prensa que ellos mismos enviaron a los medios al inicio de la promoción. Sólo las empresas que verdaderamente se preocupan por su impacto en la naturaleza cuentan con una sección permanente en sus departamentos y en su web para promover dicha filosofía ecológica.

Hoy vamos a hablar de dos de esas empresas que han llegado hasta Canteca de Macao gracias a una de nuestras lectoras que utiliza sus servicios y nos ha hablado de ellas realmente bien.

Naranjas Al Día

Es la empresa perfecta donde comprar naranjas y mandarinas por Internet. Se trata de una cooperativa de agricultores valencianos que se han unido para saltarse los canales de distribución con el fin de llegar directamente al consumidor y, para ello, utilizan las nuevas tecnologías (Internet) vendiendo sus productos de manera online a través de su plataforma web. En Naranjas al día podemos adquirir bolsas de naranjas, mandarinas, limones y pomelos que van desde los 5 kilogramos hasta los 30. Cítricos cultivados, por supuesto, de manera ecológica. Todo un manjar del paladar ideal para toda la familia que irá directamente del árbol a tu mesa. Una empresa a tener muy en cuenta para cuidar nuestra salud y llevar una dieta sana y equilibrada.

Plásticos Genil

Esta compañía es especialista en la fabricación de bolsas de farmacia, pero también fabrican bolsas de plástico para todo tipo de comercios. Ahora bien, ¿por qué íbamos a incluir a esta empresa entre las más respetuosas con el medioambiente si trabajan con plástico, un enemigo natural de  nuestro planeta? Pues porque, dentro de su especialización, abogan por la compra y uso de bolsas biodegradables lo que les ha convertido en todo un referente en este sector, un ejemplo a seguir que más de algún comercio debería tener en mente.

Sus bolsas biodegradables son fabricadas con materias primas procedentes del almidón del maíz y de la patata bajo unos estrictos estándares de calidad. Más les valdría a los gobiernos prohibir el uso de las bolsas de plástico tradicionales para obligar a la sociedad a utilizar bolsas biodegradables o bolsas de papel, tela o cualquier otro material cuya descomposición no sea tan extremadamente lenta y contaminante como la del plástico.

Este tipo de empresas se merecen un espacio en los medios de comunicación para promover sus ventas o contratación de servicios, ya que no sólo se benefician ellas sino que nos beneficiamos todos. ¿Y tú, conoces alguna empresa que merezca una especial mención en nuestra sección?

No malgastes ni una gota

Estoy cansada de escuchar y leer artículos de opinión sobre lo cara que es el agua y lo mucho que debemos ahorrar para bajar el gasto en la factura del mes y, aunque eso es verdad, ¿no deberíamos ser más conscientes de lo mucho que necesitamos ahorrar agua para preservar nuestro planeta? Cada vez llueve menos en las áreas donde siempre ha llovido, y las zonas más secas del planeta, donde llueve muy poco al año, están recibiendo tormentas y “gotas frías” que destrozan cultivos y ocasionan daños importantes en ciudades y pueblos. ¿No nos damos cuenta de que nos estamos cargando el planeta y como consecuencia cada vez hay menos agua?

Odio a los políticos que hacen negocio de lo que es de todos, porque seamos realistas, hay ciertas cosas que nos da la naturaleza como el agua, el sol, el mar y el viento que son nuestras, de todos los seres vivientes que habitan el planeta y, a pesar de que entiendo que se nos tenga que cobrar un porcentaje por la infraestructura que instalan las empresas para hacernos llegar esos bienes en forma de agua potable o energía, hay que dejar bien claro a todos esos señores con traje y corbata que el material con el que abastecen a la población ya es nuestro y, por ende, sólo pueden cobrarnos por el servicio de hacerlo llegar hasta nuestros hogares. O al menos, eso es lo que pienso yo.

Ahora bien, como ya decía antes, que todo eso sea cierto no quita para que debamos concienciar a nuestra sociedad sobre que malgastar el agua, dejando a un lado la economía, es como ir matando, poco a poco nuestra naturaleza.

Yo llevo años yendo a una lavandería de autoservicio a lavar mi ropa y no es por la economía precisamente, es porque esas lavadoras industriales me permiten hacer la colada una sola vez a la semana debido a su gran capacidad y, en un solo lavado, tengo todo limpio hasta la semana siguiente. En casa, con total seguridad, tendría que poner de dos a tres lavadoras… ¿sabéis cuánta agua es eso?

Hace unos meses, en el invierno y durante la noche, las tuberías de la lavandería de autoservicio Wash-up a la que acudo, reventaron por congelación. Por lo visto el local tenía un problema de aislamiento y las tuberías no soportaron las bajas temperaturas de la noche. Cuando acudí al día siguiente, sin saber lo que había ocurrido, me encontré con la dueña del establecimiento y su familia que, mediante este tipo de bombas multietapa, estaban achicando el agua y guardándola en una especie de tanques enormes.

Resulta que la tubería que había estallado era de agua limpia y toda el agua que había inundado el local era potable y fresca, así que habían decidido intentar recuperarla para utilizarla como agua de regadío en una escuela infantil donde enseñaban a los niños educación en valores a través de sus trabajos en un pequeño huerto. Me quedé asombrada y encantada porque, la familia, además de tener que recurrir al seguro y cruzar los dedos para que les cubran los arreglos y desperfectos, había decidido gastar un dinero extra sólo para poder reutilizar el agua limpia que había quedado estancada en su negocio y, para colmo, pensaban regalarla.

No sé cuántos litros de agua podría haber en esos tanques pero eso no importa, lo que importaba es que esa agua no se iba a perder.

Pero ¿en qué más podemos reutilizar el agua?

  • Agua de lluvia: si vives en el campo o tienes una buena terraza, puedes colocar cubos para que el agua de lluvia se acumule. Luego puedes utilizar esa agua para regar las plantas, lavar el coche o limpiar los muebles de exterior.
  • No desperdicies el agua fría de la ducha: cuando nos duchamos, siempre hay que esperar unos minutos hasta que el agua salga caliente y, mientras esperamos, dejamos perder litros y litros de agua que podemos recoger en cubos para regar las plantas, fregar el suelo y los platos, etc.
  • Reutiliza el agua hervida: no tires el agua que utilizas para hervir vegetales o pasta porque es ideal para regar las plantas.
  • El agua del lavaplatos: puedes utilizar el agua jabonosa que se queda en el lavaplatos para rellenar cisternas de inodoros.

En este artículo puedes ver algunos buenos usos del agua reutilizada.

¿Qué sociedad estamos creando? Cuida tu entorno

El boom que el turismo rural tuvo hace ya varios años, aunque ha caído levemente, se ha estabilizado, y ahora goza de un público fiel que contrata servicios y alojamiento en zonas rurales de toda España. Eso es fantástico porque, de este modo, se fomenta el cuidado de parajes y áreas extraurbanas  ya que, si no se cuidaran, llegaría un momento que acabarían por perder dicho turismo. En otras palabras: por interés te quiero Andrés, pero bienvenido sea.

Ahora bien, ¿hacemos los turistas lo mismo por esas zonas rurales? Este pasado fin de semana, con la llegada del calor, decidí montar una Barbacoa en familia en una zona habilitada para ello y me encontré con que varios conciudadanos habían decidido hacer lo mismo. En la mesa de la izquierda 15 o 20 jóvenes riendo sin parar con latas de cerveza y sangría, en la mesa de la derecha tres familias con hijos disfrutando del día igual que nosotros y en otra mesa que está un poco más alejada, lo que parece ser otra familia con abuelos incluidos.

Sobre las 13:00 aproximadamente, nos acercamos a la zona de barbacoas (a unos 10 metros de donde estábamos con las mesas) y nos vemos una pelea bastante ridícula entre dos de los jóvenes y un matrimonio de la mesa de al lado que discutían sobre el ruido que estaban haciendo. Obviamente los jóvenes defendían que estaban al aire libre y que no estaban haciendo nada malo, mientras que el matrimonio defendía que no paraban de gritar y cantar y estaban molestando al resto de visitantes.

Sinceramente, había ido a pasar un día alegre al campo y no pensaba meterme en esos líos así que me puse a hacer las brasas y pasé olímpicamente de la discusión, aunque he de decir que me hizo mucha gracia ver pasar a los hijos de la familia que tanto se quejaba por el ruido, gritando y corriendo a mi alrededor en, al menos, tres ocasiones.

Pasamos el resto de  la jornada bien, en paz, y cuando veo que empieza todo el mundo a recoger para irse no puedo evitar fijarme en lo que hacen. Los jóvenes de mi izquierda, con bolsas de Mercadona y Carrefour, se pusieron a recoger latas, platos de plástico, restos de comida, servilletas y cualquier otra cosa que hubieran podido tirar en su zona. La familia de mi derecha hizo lo propio, aunque con menor fortuna porque “por error” abandonaron en su área varias servilletas que los niños habían tirado al suelo, un par de latas de cola que habían apoyado junto a un árbol y, para más inri, un charquero de restos de bebida y líquidos de latas en conserva tipo mejillones y berberechos que habían ido tirando a tierra.

“¡Disculpen!”, llamé su atención cuando ya se iban “se les olvidan varias cosas” les dije y señalé el desastre. Los jóvenes, que estaban ya a punto de irse también, empezaron a aplaudirme y la familia, demasiado orgullosa como para dar la vuelta, empezó a gritar cosas como “¡Recógelo tú!” y “¡Vete a la mierda payasa!”.  ¿Sabéis quienes recogieron al final sus restos de basura? Los jóvenes y nosotros. La familia que estaba algo apartada en la otra mesa me enorgulleció cuando pasé a su lado para irnos y alabaron nuestra actuación.

Queremos disfrutar del campo, de lo que es de todos, y a cambio no respetamos nada. Nos quejamos de jóvenes riendo y cantando  y no llevamos cuidado para que nuestros hijos no molesten al resto de personas, la ley del embudo ¿verdad?

Un comportamiento visible en todas partes

Pero esta no es la primera vez que me pasa. Cuando nos alojamos en el Cortijo el Sapillo nos encontramos que, los propietarios de la Finca, estaban bastante disgustados con los inquilinos anteriores que habían dejado “de todo” por los alrededores de la casa y en su interior. Nos contaron que vieron hasta condones escondidos entre la hierba… ¿pero qué tipo de personas estamos creando en nuestra sociedad?

Cuando estuvimos haciendo barranquismo con los profesionales de Ocio Aventura Cerro Gordo aplaudimos su actuación cuando llamaron la atención a un grupo de jóvenes que pretendía hacer rafting después de beber un número enorme de latas de cervezas y lanzarlas al paraje sin contemplación ninguna. Por un lado, estaban contaminando toda el área y, por otro, podían sufrir un accidente por culpa de su falta de conocimiento. Repito la pregunta ¿qué tipo de personas estamos creando en nuestra sociedad?

Botellones nocturnos y diurnos en playas y plazas que dejan todo echo una mierda, personas que se comen un chicle y tiran el papel al suelo teniendo una papelera a menos de dos metro, y lo mejor que vi el fin de semana: una pareja que entraba a su coche con una botella de agua vacía en la mano y, una vez dentro, la chica abría la ventanilla y la dejaba caer al suelo como si nada, teniendo justo delante una hermosa papelera. Así somos, y así parece que seguiremos siendo durante mucho tiempo.