22 julio, 2017

Casas Modulares con Eficiencia Energética

Mi renovada pasión por la arquitectura parece haber llegado para quedarse. Recuerdo como de pequeña me fijaba en las casas que veía, les hacía fotos y me imaginaba cómo sería la mía en el futuro. Y ese futuro ha llegado, pero no la casa de mis sueños. Con los años olvidé mi pasión por la arquitectura y la reconvertí en otro tipo de intereses no tan lejanos como es el diseño. Si bien, hace menos de un año aquella pasión casi olvidaba empezó a cobrar cada vez más fuerza.

Al principio llegó por una cuestión de necesidad, ahora se ha convertido en mi obsesión a tiempo completo.

Llevaba mucho tiempo trabajando como autónoma, y empezaba a plantearme la opción de alquilar un espacio a parte donde desarrollar mi trabajo. Varios amigos me decían que, en mi situación, hace tiempo que hubieran dejado de vivir en Madrid para irse a vivir a otros lugares con más calidad de vida.

La verdad es que empecé a valorar cada vez más esa posibilidad, sobre todo, porque, dada la naturaleza de mi trabajo era perfectamente compaginable con vivir en cualquier otra ubicación.

Mis abuelos tenían una casa en Cádiz que ahora estaba abandonada. Mis padres empezaban a plantearse seriamente la posibilidad de venderla, fue entonces cuando se me ocurrió una idea que pondría, por un tiempo, mi mundo patas arriba.

Al principio, pensé en acercarme y pasar un fin de semana allí para ver cómo me sentía en aquella antigua casa. Mi pasión por la arquitectura empezó, poco a poco, a emerger y lo invadió todo.

Me empecé a interesar en temas de Arquitectura Sostenible y en la curiosa alternativa de las Casas Modulares. El mundo de los alojamientos rurales no podía ir mejor y me parecía un interesante proyecto para desarrollar en la propiedad abandonada de mis abuelos.

Las Claves de la Arquitectura Sostenible

La Arquitectura Sostenible es aquella que tiene en cuenta el Medio Ambiente y que tienen muy en cuenta al proyectar viviendas, la eficiencia de los materiales y de las estructuras de construcción. Busca fomentar la eficiencia energética y no generar gastos innecesarios de energía, así como aprovechar los recursos del entorno.

En mi curso acelerado sobre este tipo de arquitectura aprendí todo lo que necesitaba para ir empezando con mi proyecto.

Todo a mi alrededor ocurría para ayudarme a llevar a cabo mi idea. Primos de los que ya ni me acordara aparecieron en mi vida y con ganas de ayudarme. Uno de mis primos también era un apasionado de la Arquitectura Sostenible y me propuso que trabajásemos juntos.

Su ayuda fue la clave. Me habló del trabajo de Petra Jabens-Zirkel, una alemana residente en Huesca que es uno de los máximos exponentes en el diseño de estas viviendas en España. En palabras de esta arquitecta “las placas fotovoltaicas producen la electricidad, y si hay excedente, se vende a la compañía eléctrica. El agua de la lluvia se recoge, almacena y depura. El inodoro opera en seco, y el agua de la ducha, de la lavadora y los lavabos se reutiliza en un circuito cerrado”.

Aprendimos mucho del trabajo de esta arquitecta que nos sirvió de inspiración para lo que queríamos construir.

Como disponíamos de terreno la idea era crear un par de viviendas modulares. Lo cierto es que la popularidad de este tipo de vivienda no hace más que crecer. Mi primo fue el primero en hablarme sobre este tipo de vivienda. Él viaja mucho, y en uno de sus viajes por EEEUU y Canadá fue donde descubrió esta alternativa de vivienda.

De hecho, en su momento ese tipo de viviendas eran una solución barata en EEUU y Canadá en lo que se conoce como “parques de caravanas” que sirvieron en la década de los 50, 60 y 70 para alejar la desbordante población cercana a núcleos industriales.

Mucho ha cambiado todo desde entonces, y ahora las Casas Modulares son una estupenda alternativa, ya que sus récords en eficiencia energética y logística se llevan la palma. Sus estructuras prefabricadas consiguen acortar los calendarios de obra, lo que ayuda a reducir sustancialmente el gasto económico, y de paso, ahorrar energía desde su construcción hasta su vida útil como vivienda.

De hecho, fue precisamente este ahorro el que me permitió construir una piscina, no muy grande pero lo suficiente como para disfrutar de un buen baño. Para esto sí que recurrí a los servicios de una empresa especializada en la construcción de piscinas. Le encargué el trabajo a Piscinas DTP, que consiguieron dar con la piscina perfecta para nuestro proyecto.