4 abril, 2018

El Autismo y la Importancia de cuestionarnos qué es normal.

Son varias las películas que han llevado a la gran pantalla historias reales y no por ello menos excepcionales de personas que padecían autismo, como es el caso de la conocida Rain Man, interpretada por Dustin Hoffman y que cuenta la historia de un autista “Savant” basada en la historia real de Kim Peek.

Sin olvidarnos de la oscarizada “Una Mente Maravillosa” donde la genialidad del matemático John Nash cuya extraordinaria habilidad para las matemáticas le llevaría a ser considerado como uno de los más importantes matemáticos del siglo XX y como padre de la Teoría de Juegos.

Otros títulos que nos recuerdan historias de personas con el trastorno autista son también Mi nombre es Khan, Ben X, Temple Grandin Temple Grandin, autora del diseño de un tercio de las granjas de Estados Unidos o Daniel Tammet, capaz de aprender un idioma en una semana, además de aparecer en el Libro Guinness de los records por ser capaz de recitar decimales del número Pi durante cinco horas.

Además de llevar al cine historias reales de personas que han padecido este trastorno también hay libros como “El hombre que recogía monedas con la boca”, un libro que podemos encontrar en Ediciones Aljibe y donde se cuestiona también qué es lo que consideramos como normal.

En este libro, en una primera parte se abordan sorprendentes casos de autismo, tanto históricos como literarios. En la segunda parte se narra una experiencia en el aula que proporcionó un “milagro” educativo.

Precisamente, es este mensaje de casos que ocurren en el día a día lo que transmite este libro, en el que su autora Ana Pula Zaragoza, maestra de Educación Primaria y doctora en Pedagogía recoge el caso práctico de un niño que se escolarizó en su centro hace unos años y que registró una notable evolución que le llevó a integrarse en el aula como en su entorno.

Qué es el Autismo

El autismo es un trastorno generalizado del desarrollo que se suele detectar a una edad temprana. Se trata de una enfermedad neurológica que acarrea graves dificultades en las relaciones sociales, a la hora de establecer una comunicación con el otro y en el comportamiento.

Si bien, debe de recordarse que el autismo tiene un amplio espectro y que cada diagnóstico es diferente atendiendo a este espectro.

Entre las diferentes características de este tipo de trastorno se encuentra una tendencia a la dificultad a la hora de establecer relaciones sociales. Las personas que padecen de este trastorno tienen dificultades a la hora de hacer amigos y desarrollan comportamientos que pueden ser considerados “raros” por la mayoría.

Además, no suelen entender las intenciones de los demás y les cuesta empatizar y entender los que otros piensan o sienten.

También suele darse un retraso en el lenguaje, en los casos más graves no son capaces de hablar, y tampoco tienen un especial interés en hacerlo.

Además, suelen ser obsesivos con un tema específico al que se entregan por completo. Por otro lado, es habitual que exista una discapacidad intelectual con un cociente intelectual por debajo de la media. Si bien, no siempre responde a estas características y hay casos de autismo con un coeficiente intelectual por encima de la media.

Algo característico de personas que padecen del trastorno autista es su incapacidad a la hora de entender los tonos sarcásticos, por lo que pueden tomarse las bromas al pie de la letra y no son capaces de descifrar los dobles sentidos. Por ello, hay que ser sensibles con respecto a utilizar expresiones sarcásticas o irónicas e intentar utilizar un lenguaje más literal.

En este mismo sentido, tienen problemas para entender la intención detrás de ciertas palabras, lo que genera muchos malentendidos y también pueden llegar a mal interpretar la falta de contacto visual.

Al desarrollar una pasión desaforada por un tema en concreto, en ciertas ocasiones, son incapaces de reprimir las ganas de hablar sobre el tema, incluso si no es el momento más adecuado para hacerlo.

Del mismo modo muestran desinterés por asuntos que no les conciernen directamente y que no estén relacionados con sus intereses con lo que es más difícil establecer vínculos afectivos con los demás.