15 junio, 2017

El aire acondicionado

La ola de calor que está viviendo España está provocando que el número de instalaciones de aire acondicionado se disparen. Vamos, que en pleno mes de junio, estas empresas están haciendo su agosto. Lo que ocurre es que a mí siempre me surge la misma pregunta, ¿contamina mucho el poner un aire acondicionado? Si os soy sincero, hace un par de años, yo lo puse en mi casa, gracias a Ecocima, una de las mejores empresas, y ahora estoy muy bien. Sobre todo lo hizo por mi bebé, que el pobre no podía soportar esas temperaturas.

Hay muchas noticias en Internet que dicen que el aire acondicionado ya contamina más que las calefacciones, pero yo no me lo acabo de creer, ya que se produce una contaminación directa que es la producida por los propios aparatos de aire acondicionado y es que los gases refrigerantes que necesitan para ejercer su función correctamente, tienen un impacto negativo en la capa de ozono. Yo lo que pienso es que hace años puede que sí, pero ahora mismo, los avances son muchos, y no creo que contamina mucho. Es más, esta empresa que me lo puso, me comentó que el modelo que me ponía era ecológico y que consumía muy poco.

Por ello es tan importante la innovación en este sector y la renovación de los aparatos antiguos, ya que con nuevos aparatos se consigue climatizar adecuadamente con un menor consumo eléctrico y además los gases refrigerantes que incorporan son ahora menos dañinos.

¿Y en invierno?

Pienso en los inviernos. Y en ese momento enfriar una habitación siempre es más eficiente que subir la temperatura, pues se requiere mucha menos energía para ello. De hecho, según datos del IDAE, casi un 50% menos: por cada grado que se reduce en la calefacción el ahorro es del 7%. En este sentido las cifras son tan altas que de acuerdo con datos del satélite ambiental Envisat de la Agencia Espacial Europea la mitad de las emisiones de CO2 en Europa son producidas por los sistemas de calefacción que utilizan fuentes de energía (gas, carbón y electricidad) más contaminantes que el aire acondicionado (solo electricidad). Por eso no creo que el aire sea tan malo.

Otros efectos

Otra cuestión es cómo utilizamos el aire para nuestra salud. Ahí sí que estoy de acuerdo, que muchas veces es el culpable de muchas enfermedades. Sin ir más lejos, en un trabajo en el que yo estuve me cogí casi una pulmonía en agosto por culpa del aire. Seguro que esta imagen te suena. Llegas tú a la oficina y pones la temperatura más alta, llego otro compañero y pone el aire a tope, y así con todos. Y claro, no es lo mismo que el chorro te pille justo debajo, que te dé una leve ráfaga, que hace que la tarde se pase de una forma más amena.

Lo que está claro es que esto del aire acondicionado es un tema que hay que analizar, y si quieres poner uno, tienes que saber sus pros y contras.