3 enero, 2018

La ecología en la empresa y su importancia

Las sociedades hasta no hace demasiados años solo se preocupaban por crecer económicamente y mejorar a nivel de desarrollo para ganar más. Todo esto terminó en un alto crecimiento de las industrias que afecto gravemente al medio ambiente y es un tema bastante preocupante en la actualidad.

¿Sostenibilidad o crecimiento?

El cambio climático, el calentamiento global, la escasez de recursos naturales básicos son una serie de factores que hacen que la mirada de las sociedad como tal pueda dirigirse como tal hacia preservar el medio ambiente. Todo ello ha ido modificando las filosofías de la empresa de un crecimiento sin límites a un crecimiento sostenible.

El concepto de crecimiento sostenible como tal ha aparecido por la necesidad existente de armonizar el crecimiento económico con el respeto al medio ambiente. El objetivo principal es el bienestar de las comunidades con un efecto lo más mínimo posible para el medio ambiente.

¿Qué es la ecología?

Es una interacción que tiene el hombre con otros seres vivos y el medio ambiente en el que se encuentra. Podría decirse que los seres humanos intervenimos en la naturaleza y los procesos de diversas maneras, algunas veces positivamente y otras negativamente.

El momento en el que vivimos demanda que la sociedad fije las prioridades a la hora de proteger y preservar el medio ambiente, algo necesario si lo que queremos es sobrevivir como especie, pues la naturaleza es la que nos da la materia prima para poder alimentarnos.

¿Cúal es la responsabilidad empresarial ecológica?

Una noticia positiva, es que muchas de las grandes empresas, ya han ido reconociendo lo necesaria que es en muchos casos la implantación de unas políticas ambientales y ecológicas, porque hemos llegado un punto en el cual este crecimiento empresarial que se busca no puede ir contra el desarrollo humano.

Las empresas tienen un papel importantísimo, puesto que el valor que tienen dentro de la sociedad no solo es en lo económico, también moral e incluso ético. Tiene que existir un compromiso social y ambiental, siendo un deber con el medio ambiente y para los seres humanos que viven y que van a vivir en él en un futuro.

¿Qué responsabilidad hay en el futuro?

La sociedad debe ser una férrea supervisora de las actividades que realizan las empresas y deben promover la ecología como filosofía de la propia empresa. Para ello, deben preservarse los recursos, reutilización, el reciclaje y un consumo eficiente y concienzudo de los recursos naturales. El crecimiento útil tiene que ir emparejado al respeto por la naturaleza.

Un claro ejemplo lo tenemos en Balsamar que es líder en venta y servicio de material de seguridad y contra-incendios, siendo de las más importantes empresas de extintores en la zona de Barcelona y Girona.

Esta empresa ha crecido, pero teniendo siempre francamente claro que un respeto por el medioambiente y lo que ello conlleva, era la mejor vía para crecer como empresa.

La historia de la ecología en la empresa ha pasado en pocas décadas a tener una gran importancia. A veces los avances son más grandes de lo que pensamos. En la década de los 70, el vertido sin control de los residuos era una práctica habitual de las empresas, en los años 80 empezaron a controlarse los desechos industriales según se iba extendiendo la conciencia social medioambiental, en los 90 se impuso el reciclaje y actualmente se potencia la prevención de forma importante.

Hay que tener claro que este mundo necesita de mayor responsabilidad para cuidarlo y aquí si que no valen excusas. Se han realizado esfuerzos en las últimas décadas, pero todavía hay mucho peligro en demasiados temas, empezando por la capa de ozono y terminando por nuestro día a día.

En estos últimos meses, hemos podido ver como incluso en ciudades españolas como Madrid o Barcelona, hubo restricciones al tráfico por motivo de la sequía que nos acecha y la mala calidad del aire resultante. Todo esto hace años hubiera sido impensable, pero hoy al menos este tipo de cosas interesan e importan.

Nuestro planeta necesita soluciones y estas van desde las que pueden poner en marcha las más grandes empresas a las pymes. Lo mismo podríamos decir en general de los ciudadanos, en nuestro día a día podemos tomar decisiones que granito a granito, colaboran en que la ecología sea algo de todos.