8 Junio, 2017

Las Renovables, un fantasma en España

Mientras que Alemania se despide de la energía nuclear y apuesta por la eólica y solar, en España seguimos desaprovechando los rayos que la gran estrella nos regala. Somos uno de los países que más horas de sol acumulan al año y, sin embargo, también somos uno de los países que más desaprovechamos la energía solar. Curioso ¿no? No tanto si nos planteamos los motivos o, más bien, quién elige los motivos.

Atrás quedaron las aspiraciones de nuestro país en 2007 y 2008, años en los que pretendíamos ser líderes en renovables a nivel mundial, pero el marco legislativo ha ido dificultando el acceso al mercado de los pequeños y medianos productores, además de frenar el autoconsumo.

Algunos autoconsumidores de energía fotovoltaica critican el “impuesto al sol” del Real Decreto de Autoconsumo pero, aun así, defienden la autoproducción, tanto por concienciación medioambiental como por la satisfacción de conseguir quitar poder a las grandes cinco empresas eléctricas españolas, ya que, según ellos, la energía puede y debe estar en manos de los ciudadanos.

Pero hace menos de un mes, en la subasta de las renovables, la energía solar quedó olvidada por completo. La razón se encuentra en  una ley que favorece a las energías con más horas de recurso disponible y funcionamiento, algo que para la Unión Española Fotovoltáica, UNEF, es discriminatorio

La asociación (UNEF), reclama ahora que se adopte como medida cautelar urgente la suspensión de la resolución del Ministerio de Energía que fijó el procedimiento y las reglas de la subasta, pero por ahora parece que lo firmado sigue adelante.

Empresas como Eficiencia-V, pionera y referente en el sector de las energías renovables en España, aseguran que, a pesar de todo, el sistema de autoconsumo fotovoltaico merece la pena y aporta un valor añadido a nuestras viviendas, ya que aseguran que el ahorro en los hogares que recurren a esta energía ronda el 30% de la factura, “aunque si el Gobierno apoyara en lugar de entorpecer, el ahorro sería mayor y España se convertiría en un referente en el Cambio Climático”.

El techo solar de Tesla

Resistentes y con apariencia de teja, así es el techo solar con el que Tesla quiere llevar a los hogares hasta la cumbre del ahorro eléctrico y aprovechamiento de energía solar, aunque ese “impuesto al sol” del que hablábamos antes, complica un poco su llegada a España. La idea es crear tejas solares que superen al concepto de paneles que hay ahora mismo en nuestra sociedad y, así, visualmente será imperceptible pero la función que harán en la vivienda podría llevar a una familia media a poder olvidarse de la factura de la luz.

Las tejas empezarán a implantarse en Estados Unidos. Ya veremos cuando podemos tenerlas aquí en España. El problema en nuestro país no es ni por falta de infraestructura, ni por falta de usuarios, ni por falta de materia prima porque sol, precisamente, no nos falta. Nuestro problema es, y siempre será, económico.

Necesitamos una efectiva integración de las fotovoltaicas en el mercado de energías pero eso conllevaría una disrupción en los mercados eléctricos tal y como están concebidos actualmente y, obviamente, no interesa (a unos cuantos).

Y es que las fuentes de energía renovables consiguen el efecto de que cuanta más energía de este tipo entra, más se reduce el precio, por lo que ningún alto cargo hidroeléctrico favorece su entrada.