30 noviembre, 2017

Ropa orgánica de calidad para niños

Los niños actualmente tienen gran cantidad de posibilidades a la hora de vestirse, al menos en los países ricos, porque ya sabemos que en muchas zonas del planeta e incluso en el primer mundo (no lo olvidemos), esto no es así.

Vamos a tratar el tema de la ropa ecológica

Cuando se habla de la sostenibilidad de una prensa, existen una serie de factores que hay que atender y que van, desde la propia forma del cultivo del algodón, donde se incluyen el número de pesticidas y sustancias químicas de los empleados, hasta la mano de obra que se encarga de recolectar esta producción de fibras,

No debemos olvidar que importa también el número de kilómetros que recorre la prenda hasta llegar a las estanterías y expositores de las tiendas. Cuanto más lejos esté, más emisiones de dióxido de carbono por prenda se gastarán solo en transporte o los tejidos sintéticos, que en ocasiones se integran en la composición y que es posible que deriven del petróleo entre otras muchas sustancias.

La llamada huella ecológica de la ropa además tiene un gran impacto sustancial cuando de lo que se habla es de las colecciones existentes de moda infantil. Como suele decirse, la vida de la ropa de los niños suele quemarse de manera más veloz que la de los mayores, puesto que los pequeños de la casa, al crecer muy deprisa, necesitan con frecuencia renovar su vestuario, lo que hace que se dispare la rueda de consumo bastante por encima de la que lo hacen los adultos.

Ciertamente, las sustancias ajenas a las fibras de tipo natural, como son los ácidos, las siliconas, las ceras sintéticas o el petróleo ejercen un efecto en la piel de los niños que hace que la piel humana se vuelva más delicada cada generación. Esto ya podemos verlo en la piel de los bebés, que es bastante más fina a la de los mayores. Al final, este tipo de pieles tienen una mayor propensión a que sufran de alergias e irritaciones.

Debemos ser conscientes que mucha culpa de esta clase de intolerancias es porque los niños crecen en un entorno bastante más aséptico. El echar un ojo a las prendas que llevan nuestros pequeños no es algo banal.

La ropa infantil ha terminado siendo fuente de conflicto

La producción textil a gran escala es un problema que muchos ambientalistas y organizaciones que defienden los derechos humanos ya han alertado. Hay que tener en cuenta que no suelen equipararse las condiciones de los trabajadores de las fábricas de producción textil, en especial las existentes en países en desarrollo, con los estándares del que es el comercio justo.

Las tiendas que tienen conciencia, cuando tienen que comprar ropa infantil, intentan depositar su confianza al menos en proveedores mayoristas que estén especializados en la venta de artículos infantiles. Este es el caso de Reprepol, que lleva ya muchos años conectando con el público infantil y con los padres. Es posible hacer ropa de calidad para niños, de buenos materiales y a precios económicos. En el caso de ellos, además son proveedores que incluso ayudan a emprendedores a montar su negocio de ropa infantil, tanto si es franquicia, como si es multimarca o monomarca.

Esa especialización que tienen al ser proveedores mayoristas de ropa infantil hace que puedan trabajar con fabricantes nacionales e internacionales para sacar las colecciones más adaptadas al público infantil.

Por si fuera poco, además también tocan otros palos, caso de peluches, accesorios, sábanas, complementos infantiles de todo tipo, etc.

Al final, marcas como estas son las que marcan la diferencia en un sector que ha cambiado mucho estos años. Los clientes cada vez son más exigentes y demandan más nivel en la confección de la ropa, no solo en la órgánica, también en la genérica.

Los tiempos en los que solo se compraba la ropa de los niños que fuera bonita y a buen precio parece haberse acabado. La calidad y que esté confeccionada como debe ser, guardando las reglas y las legislaciones que se exigen en los países, es una condición que no debe pasarse por alto.

Así que ya sabes, la ropa que merece la pena debes elegirla con cuidado, la salud de tus niños lo merecen.